viernes, 29 de noviembre de 2013

Cuando las personas mayores cambian su caracter


Cada día es más frecuente, que los ancianos decidan ser autosuficientes y mantener su autonomía sin tener que depender de los hijos, porque sin duda no les gusta ser mandados y prefieren mantener sus costumbres y su independencia.

Pero hay ocasiones, en las que ellos no son capaces de tener el suficiente cuidado consigo mismos, o necesitan ayuda.

Esto les puede llevar a un comportamiento agresivo ante el sentimiento de que están invadiendo su espacio personal, además de sentimientos de incapacidad o frustración porque cada vez les cuesta más  hacer tareas básicas como vestirse, desplazarse o comunicarse, además de poder sufrir depresión, cambios en el entorno inmediato, los efectos de alguna medicación, dolor. Son causas por las que los hijos debería hacerse cargo de ellos, aunque ellos quieran seguir controlando sus vidas, pero hay que fomentar su independencia durante el mayor tiempo posible, pues el hecho de tener que aceptar que ya no se es tan independiente como antes puede causarles frustración., porque los cambios en su vida cotidiana pueden provocar malestar y confusión. por lo que habrá que procurar hacerlos de forma progresiva.

No prestarles atención cuando tengan comportamiento insultante, tampoco desaprobarlos ya que  la atención que le proporcionamos cuando se comportan de este modo es un motivo en sí mismo para que continúen comportándose así.

Comentarles su amabilidad, su buen humor y su colaboración y lo agradable que es para todos verle así, afable, comunicador, feliz.

Toda la familia debe de actuar del mismo modo contra los comportamientos negativos. Hay que demostrarle que es importante para todos los miembros su actitud positiva.

No hay que  tomarse el enfado como algo personal, ni enfrentarse ni pedirles explicaciones, ni manifestarle nuestras quejas, hablarles sin levantar la voz, y sin responder a sus amenazas con bromas o alarmas, pues esto tan sólo contribuye a agravar el problema. 

La convivencia con una persona anciana tiene grandes recompensas y nos conduce a desarrollar cualidades como la paciencia y la comprensión tan necesarias para estas personas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada